reconecta con la confianza y la magia en tu vida.

Reconecta con la confianza  en la vida y en tí. Vuelve a tu esencia. Siente el vículo con todo. Vuelve al origen.   Regresa a casa. Todo esto suena muy bien y muy idílico.  Estas frases rememoran en nuestra mente escenas épicas con mucho colorido, música  a juego, purpurina, fuegos artificiales y mucha luz, siempre mucha, mucha luz. Pero déjame decirte, esta es una visión idealizada e infantilizada de lo que supone un proceso de sanación para recuperar eso que aparece al principio de este escrito: la reconexión con el mundo perdido de la confianza, la plenitud, contacto con la esencia, sensación de que todo está bien como está...El llegar a esto después de haberlo perdido en la memoria de los tiempos, supone un viaje en el cual hay que bajar a las profundidades a  encontrar ese tesoro escondido en el barco que hace tiempo se hundió en una o varias tempestades de la vida.  Es un viaje que merece la pena y siempre, siempre, en el cofre hay un valioso tesoro.  El más importante de nuestra vida. Es posible hacerlo en solitario, claro que sí, pero hacerlo acompañado por alguien que ya ha estado  ahí antes, facilita mucho las cosas, lo hace más llevadero.  Yo te puedo acompañar, si tú quieres, yo he estado  ahí.